Categories ,

HOCICALADOS. PELUQUERÍA CANINA

En esta reforma de local comercial para una tienda de peluquería canina y felina el objetivo es que, como dice una persona cercana que conozco, “Si algo es como parece, bien, sabemos a lo que atenernos”

En este sentido, queríamos que pareciese una casita de perro, bueno, una para cada uno de los puestos de corte y peinado y para la entrada, y eso es lo que es, una sucesión de cubiertas a dos aguas, o más bien, una sucesión de falsos techos a dos aguas. Por supuesto, deben ser de madera para bien parecer. En torno a ello, en la fachada, un mortero bruto, peludo, pintado en negro, sirve de fondo, de contraste y de marco de lo que debe de ser.

Esta geometría en sección, es la directora de la geometría en planta, que es la sombra de la cubierta (del falso techo) proyectada en el suelo. Detrás de esta línea quebrada se sitúan otras estancias como una zona de lavado, un aseo, un almacén y un mueble de lavado de ropa. Esta línea es también la que define los materiales. Delante, en la zona de atención y corte, se emplea un terrazo continuo, mientras que detrás se emplea un porcelánico que cubre todo lo que debe por limpieza y utilidad. El mostrador se recorta en esta geometría y queda detrás, también de porcelánico. Entre la entrada y espera y la zona de corte, se dispone un vidrio que aisle, pero pensando en que no sea.

Al fondo de las “casitas” se coloca un espejo que repita la sucesión y la geometría. Además, no deja de ser un centro de belleza, con lo hedónico que de ello se pueda desprender, aunque sea para perros y gatos.

El resto de cosas, solo deben seguir lo planteado, porque en Hocicalados, todo es lo que parece, y por tanto, siempre supimos a lo que atenernos.

Arteixo, A Coruña
2017
Susana Vázquez Rodríguez | Miguel Carballido Pensado | Fernando Martínez López | Inés García Dintén
Share