Categories ,

CASA HORIZONTE

Se nos pide una segunda residencia, para el veraneo. dos meses de uso al año, a lo sumo tres, y fines de semana si el tiempo lo permite. En la costa de lugo, en Barreiros, localidad ya acostumbrada desde los primeros setenta a este tipo de residencias y que hoy, ya saturada y masificada, es definitivamente para’so perdido. queda la extensa linea de arena de su infinita playa y el mar. Horizonte abierto y libre.

Disponemos de un solar triangular en «segunda línea de playa», que mira de frente hacia la carretera y que apenas si ve el mar que tiene detrás, al norte. el triángulo de su superficie y los retranqueos normativos obligados, hacen serpentear a la planta dentro de ella y la necesidad de la vista marina la obliga a ponerse de puntillas y alzarse para poder verla sobre las dos parcelas colindantes. La normativa acota las formas pero no las definen. La casa se mueve libre entre esos condicionantes.

El programa demandado, que es extenso -cinco dormitorios dobles, tres cuartos de baño completos, sala de estar, comedor y cocina, además de las necesarias estancias de servicio e instalaciones-, deja poca superficie de parcela libre, por ello la casa se comprime y se prescinde del garaje. Se dejan en planta baja tres de los dormitorios, con dos cuartos de baño, la sala de estar, el comedor y la cocina; una ligera elevación de la cota del terreno les permite atisbar el mar. a la planta alta se trasladan los otros dos dormitorios y el cuarto de baño principal; las vistas mejoran con la altura y el horizonte se adentra en las estancias. Una amplia terraza las une fuera y remata el volumen abriándose al exterior. La gran cubierta a un agua, cuya inclinación permite visualizar el escalonamiento de la planta, recoge las dos plantas en un único volumen, enfatizando la unicidad de la pieza construida. una casa de dos plantas que quiere ser de una sola. La escalera interior unifica con su trazado y doble altura esa unidad exterior, generando un amplio espacio interior y haciendo de éste una lectura œnica de ambos niveles.

Los materiales empleados estratifican la fachada. Piedra oscura para el zócalo sobre el que se posan los huecos que se mueven libremente a distintas alturas, enfoscado blanco envolviéndolo todo sobre éste y coronación de zinc rematando. Entre éstos y el escalonamiento de la planta, se consigue difuminar el volumen único y fragmentar su imagen. Dicha disposición quebrada permite a la construcción separarse gradualmente del muro medianero trasero y generar un pequeño patio resguardado, un necesario espacio de privacidad al exterior, que se extiende hacia y desde el porche cubierto bajo la terraza de los dormitorios. La sala de estar, tras éste, aparece recogida y genera la necesaria sensación de intimidad.

Alison y peter smithson mostraban la reducción de aquello necesario y básico de la vivienda del hombre en su instalación «patio & pavilion» de 1956 con su hábitat simbólico.

«una vista del cielo, un pedazo de tierra, privacidad y presencia de la naturaleza».

Costa de Lugo
2016
Privado
Susana Vázquez Rodríguez | Miguel Carballido Pensado | Fernando Martínez López | Jorge Meijide Tomás | Inés García Dintén
Gonzalo Mantiñan Campos
Share